La democracia y el síndrome de Gran Hermano.

De la democracia representativa a la democracia instantánea.

interaction-1233873_1920.

Imaginemos durante un momento una democracia funcionando bien:

Los medios, cuya ideología fundamental es atenerse a la verdad, proporcionan información contrastada y, en aquellos casos en los que hay diferentes versiones legítimamente defendibles, ofrecen los distintos puntos de vista.

Los votantes, bien informados, acuden a las urnas, donde expresan sus valores y sus prioridades.

Una vez elegidos, los representantes políticos negocian entre ellos. El objetivo es que esos valores expresados por los ciudadanos se puedan plasmar en leyes y en la labor ejecutiva. Para ello se tiene en cuenta, además, la opinión de expertos en cada tema, lo que permite evitar que las medidas acaben teniendo resultados contraproducentes.

Por otra parte, el Poder Judicial ejerce su labor con independencia y profesionalidad. Su función no es modificar la ley, desviándola hacia otros valores que no han sido los votados, sino vigilar que se cumpla con fidelidad y dentro del marco constitucional.

Pero ha sonado el despertador y es hora de despertar de ese bonito sueño y volver a la realidad.

Tomemos ahora una democracia real, con sus vicios y sus manías, y saquémosla de copas. Le vamos a dar a beber un cóctel formado por dos ingredientes:

Los humanos no necesitamos estudiar un tema para formarnos una opinión y emitir un juicio.

El primero es producto de nuestra historia evolutiva: Los humanos estamos programados para encontrar patrones. Por eso reconocemos caras y figuras en las nubes o en las tablas de madera. Construimos historias con una facilidad pasmosa. Y no necesitamos estudiar un tema para formarnos una opinión y emitir un juicio. Nuestros antepasados sobrevivieron combinando los datos disponibles con el instinto y los prejuicios, y tomando decisiones sobre la marcha. Analizar demasiado te podía costar la vida.

El segundo ingrediente de nuestro cóctel es el desarrollo de unas tecnologías que nos permiten estar interconectados de forma permanente e instantánea. En el interior de nuestra habitación, donde antes había silencio, ahora hay miles de voces. Y nosotros también podemos emitir la nuestra a lo largo y ancho del planeta.

Esa combinación entre la pasión por juzgar y la posibilidad del directo lanzó al éxito ya hace unos años un nuevo formato de programa televisivo: Gran Hermano. Nos permitía observar a gente conviviendo las veinticuatro horas del día, simpatizar con unos, detestar a otros y votar para expulsarlos. Y, siguiendo la estela de ese éxito, llegó una nueva época dorada de los concursos de talentos. Pronto los acabó habiendo de todo tipo: desde de cocina hasta de tatuajes. Son satisfactorios porque nos gusta amar, odiar y votar.

Pero eso ha acabado desbordándose fuera del mundo del entretenimiento para invadir otras esferas, como la política o la judicial. Así, incluso antes de que la sentencia del famoso juicio de La Manada se hubiese hecho pública, ya alguien había nominado en Change.org a los magistrados responsables para abandonar su casa, la Judicatura, y cientos de miles de personas habían votado. Siguiendo esa línea, Women’s Link ha convocado el Premio Garrote 2018, y cualquier internauta puede votar para elegir la peor decisión judicial de la temporada.

Y en lo que se refiere a políticos y partidos, aún no se ha llegado a la cotización diaria, como en la bolsa, pero cada vez hay más encuestas que nos preguntan nuestra valoración. Y, entre encuesta y encuesta, tenemos las redes, con sus likes, hashtags y retuits. En esa vorágine, los periodistas tampoco se quedan atrás, y opinan, opinan y opinan. Es más, esa fiebre por opinar nos contagia a todos, y a menudo expertos en un campo concreto no pueden resistirse a expresar su opinión sobre el tema del día, por muy lejos de su especialidad que esté. Nos cuesta resistirnos a contribuir al cacareo general. Al fin y al cabo, somos sociales e incluso tribales por naturaleza.

Por eso, ahora, más que en la democracia directa, vivimos en la democracia instantánea. Un gigantesco foro en el que, para no quedarse atrás, hay que pronunciarse sobre el tema del día antes de que este decaiga. No triunfa quien hace los análisis políticos más profundos y meditados, sino quien en un tuit consigue sintonizar mejor con el sentir general.

¿Es ese un buen modelo de democracia?

Yo creo que no. Me voy a limitar a señalar un par de inconvenientes:

La democracia representativa y la delegación

Delegar exige tres cosas: La primera es un mínimo de confianza en la persona en la que delegas. La segunda es aceptar que los especialistas dominan mejor que tú su campo. Y la tercera es encontrar el punto de equilibrio entre supervisar e interferir. Delegar no es confiar ciegamente ni dejar que otros decidan por ti cuáles son tus valores. Pero hay que saber dar un paso atrás. Al taxista le indicamos a dónde queremos ir y vigilamos que nos lleve por el camino más corto, pero no le estamos chillando continuamente “Acelera”, “Frena”, “Cambia de carril”.

Sin embargo, los tres puntos están en crisis.

La confianza, tanto en la clase política como en la Judicatura, está deteriorada. Y ya no es que se desconfíe de personas concretas, sino que se etiqueta de forma indiscriminada a colectivos enteros: Así, los políticos son “corruptos”; la Judicatura, “conservadora” y “machista”. En definitiva, se ve en todos ellos al taxista que nos quiere llevar por la ruta más larga.

Se minusvalora el conocimiento experto, sean las habilidades políticas o la capacitación técnica.

Por otra parte, se minusvalora el conocimiento experto, sean las habilidades políticas o la capacitación técnica. Internet nos ha facilitado el acceso a la información, pero también nos ha proporcionado una plataforma donde la ignorancia se siente capaz de desafiar de igual a igual al conocimiento. Todos llevamos un político, un economista y un juez dentro, y un par de búsquedas en Google nos habilitan para discutir cualquier cuestión, desde el SMI a la interpretación de un artículo del Código Penal.

Y, por último, queremos atar tan corto a nuestros representantes y a nuestros jueces, que pretendemos reducirlos a simples correveidiles, exigiéndoles que hagan a cada momento lo que nosotros haríamos en su lugar. Ya no se juzgan las estrategias, los sistemas o los resultados generales. El foco puede posarse sobre cada paso de un proceso, sobre una frase sacada de contexto, sobre una medida suelta. En definitiva, juzgamos el todo por la parte que alguien -sea un periodista, un tuitero o un grupo político- ha decidido iluminar.

Le estamos marcando un sendero muy estrecho a representantes y jueces, y queremos llevarlos por él sujetos de la correa. Pero esa es la forma de relacionarse, en todo caso, con un perro (y a veces ni siquiera), no con alguien en quien hemos delegado.

“Deprisa, deprisa”

Hay políticas cuyos beneficios tardan en notarse años. Ese ha sido siempre uno de los mayores problemas en campos como la educación o la investigación. Para un partido es poco rentable invertir su capital político en sacar adelante medidas cuyos resultados positivos se podrán medir cuando puede que ya no esté en el poder.

Y todos sabemos que, cuando se trata de medidas necesarias pero impopulares, los políticos procuran adoptarlas lo más pronto posible en la legislatura, para poder sincronizar los efectos positivos con las elecciones.

Pero antes el ritmo aún se medía en años, aunque fueran pocos. Y eso permitía a los políticos prestar más atención a las necesidades. La opinión pública no estaba aporreando continuamente la puerta.

Se hace política mirando el titular del día, la última polémica en la red.

Ahora eso ha cambiado. Se hace política mirando el titular del día, la última polémica en la red. Un buen ejemplo lo tenemos con el real decreto ley sobre el impuesto de las hipotecas. El martes el Tribunal Supremo se pronuncia y el jueves el Gobierno responde con un decreto improvisado. Unos días después la polémica es el mecanismo de elección del CGPJ y ahora es el PP el que responde con otra propuesta igual de improvisada.

Porque lo que importa no es realmente resolver los problemas estructurales, cada vez más relegados fuera del foco mediático. Lo importante es subir en la próxima encuesta mensual. Y, mientras tanto, como se lamentaba Enrique Feás en este artículo, los informes de los expertos duermen en los cajones. Tienen poco uso en un ambiente en donde los análisis y las ideas son menos importantes que las ocurrencias.

En principio, no habría nada de malo en que nuestros representantes políticos se asomasen a las redes sociales para comunicarse mejor con la sociedad. El problema es cuando empiezan a comportarse como aspirantes a tuitstars (dicho desde un gran respeto a algunos tuitstars), porque lo que te puede convertir en una estrella de la red no es necesariamente lo mismo que te hace un buen estadista.

Conclusión:

Aún se podrían tocar más temas, pero en el fondo todo se reduce a que a la democracia le está costando digerir los efectos de las nuevas tecnologías.
Todo cambio exige un periodo de adaptación. Y puede que lo único que haga falta es que los ciudadanos maduremos y aprendamos a manejar nuestros juguetes nuevos. Los primeros paseos en bicicleta suelen acabar en el suelo, o, como en mi caso, contra el muro de una fábrica de conservas.

Pero esperemos que ese proceso de maduración sea corto, porque entretanto nuestra democracia representativa se está llenando de ruido.

.

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s